Malasana es la postura de la guirnalda, mala significa guirnalda en sánscrito. También puedes encontrar esta postura con el nombre de Upavesasana. Upavesa quiere decir sentarse o asiento. Es una postura de cuclillas amplia, como una rana.

  • Es una postura que estira los tobillos, las ingles, la parte inferior de las piernas y la parte posterior del tronco. Hay una gran apertura de caderas. Las lumbares se desestresan también.
  • Fortalece el suelo pélvico y los músculos abdominales.
  • Es un asana que alivia dolores menstruales y se trabaja mucho en yoga prenatal.

A nivel emocional, este asana trabaja los miedos, la culpa ya que cuando nos asustamos o estamos tensos solemos cerrarnos, tanto emocional, mental como físicamente. Encorvamos la espalda, cerramos las piernas…

En Malasana nos exponemos, exponemos nuestras partes más intimas y a la vez hay una proyección del pecho, lo que indica confianza, amor y respeto. Las manos en Anjali mudra (palmas de las manos juntas) indica que hay una conexión con nuestra acción, desde el amor hay una apertura a la vida.

Explora las sensaciones que te produce Malasana. Mantén la postura unos minutos si es posible para ti o lo que vayas sintiendo, comenzando con menos tiempo ampliándolo con la práctica.

Has de ir con precaución si tienes insomnio, dolor de cabeza o tensión baja.

Evita inclinarte hacia delante, redondear la espalda y llevar los hombros hacia delante y/o hacia las orejas. Recuerda que es importante que te respetes en todo momento sin forzar, utilizando los apoyos necesarios que te ayudarán a no lesionarte y a mantener la postura más tiempo respetando la salud de tu columna.

Es un asana intensa y a la vez sencilla.

En el vídeo explico cómo realizar este asana, los apoyos que puedes utilizar en caso de necesitarlos y algunas variaciones.